La música nos sienta bien

La música nos divierte, nos hace sonreír y recordar aquellas vivencias pasadas asociadas a una determinada canción. Quizás un viaje en coche camino al pueblo, los bailes de juventud, la escena de una película que nos conmovió, un fin de semana espacial, unas vacaciones entrañables…

Como habéis podido comprobar aquellos que nos seguís en nuestro día a día las  fiesta y actividades extraordinarias siempre van acompañadas de música. Nuestros responsables se ciercioran  de ello. En la misma línea está nuestra visita a l’Auditori de Barcelona que es una de las actividades periódicas obligadas en el calendario en la que los residentes participan de la música activamente.

Y todo esto no en vano.  Son innumerables los beneficios que la música puede aportar a los adultos mayores.

Algunos de los que destacamos son:

  • Mejorar nuestra capacidad de aprendizaje.
  • Mejorar nuestra capacidad de comunicación.
  • Incrementar nuestro buen humor.
  • Aliviar el dolor crónico.
  • Superar estados depresivos o de angustia.
  • Mejorar el equilibrio y evitar el riesgo de caídas, si además de escuchar música nos animamos a bailarla ya es la bomba.

La música tiene un papel fundamental en las actividades que realizamos en nuestro geriátrico en Barcelona de cara a promover el bienestar físico y psicológico.

Los científicos apuestan por el fuerte vínculo entre la música y el cerebro, a través de las conexiones neuronales. Los resultados de diversos estudios refuerzan la idea de que vivir activamente los sonidos y la música en el transcurso de nuestra vida tiene un profundo efecto en el funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Los estudios avanzados en el tema nos cuenta que mediante el entrenamiento musical, incluso en las etapas avanzadas de la vida, se podría potenciar el procesamiento mental y obtener efectos positivos. Uno de los más relevantes sería la reducción de la pérdida de memoria vinculada al envejecimiento. Y es que las regiones cerebrales implicadas en la práctica musical también se utilizan para otras funciones, como la memoria o el lenguaje. Por tanto, las mejoras que favorezcan la música en estas áreas de nuestro cerebro, favorecerán a su vez las capacidades en otros campos.

Así pues por nuestras parte seguiremos potenciando las actividades relacionadas con la música.

 

Leave a Reply